xavier_dolan_1

Comidas familiares según Xavier Dolan

Bru Romero (@gorgeousbru)

Seguramente, desde algo más de 15 días, llevas enlazando comidas y cenas para festejar entre amigos las celebraciones pertinentes. Reuniones, todas ellas, que provocan que te vuelvas a reencontrar con compañeros del colegio, universidad, de aquel máster que hiciste, del trabajo que tenías antes de irte de mochileo por el mundo o esa gente que de tanto coincidir con ellas en eventos, acaban siendo parte de tu círculo. Todo alegría, risas, copas y buen humor. Pero, ¿y los encuentros familiares?

Quizá las comidas familiares sean una de las citas que más miedo suscitan. Convocatorias que en un principio pueden ser la mejor excusa para retomar contacto con aquellos familiares que hace tiempo no vemos, ver lo bien (o mal) que les ha tratado el tiempo y actualizarnos personal y laboralmente. Citas que pese a que en un principio parecen una inocente vuelta a casa pueden llegar a convertirse en una absoluta guerra abierta en la que viejas rencillas se despierten y los platos empiecen a volar a diestro y siniestro. Argumento que interesa sobremanera a Xavier Dolan para su sexta película, Solo el fin del mundo.

Basada en la obra de teatro homónima de Jean-Luc Lagarce, la cinta cuenta la historia de un enfermo terminal (Gaspard Ulliel) que tras más de 12 años sin volver a casa de su familia vuelve con la intención de compartir con ellos las malas noticias. Un punto de partida potente para el que el director ha contado con un elenco de actores de ensueño. Y es que a Ulliel se le unen Marion Cotillard, Léa Seydoux, Vincent Cassel y Nathalie Baye, en un auténtico tour de forcé que solventan con gran maestría para verdadero disfrute de la platea.

Una película de esas que amas o llegas a odiar y donde el tema de las familias disfuncionales vuelven a convertirse en el sustento principal de un metraje en el que el histrionismo, el sufrimiento y el buen hacer se van dando constante paso. Una película que quizá no admite ningún giro improvisado, al estar basada en una obra de teatro, pero que se disfruta de principio a fin, dejándonos con más ganas de Xavier Dolan hasta el final no del mundo sino de los días.

 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD