loewe_1

Botánica, alquimia y amor en el primer perfume de Jonathan Anderson para Loewe

Bru Romero

No lleva ni un mes en el mercado y ya se ha convertido en todo un superventas y es que las cosas que se hacen con mucho amor quedan y es normal que saliendo de las manos de Jonathan Anderson no cayéramos rendidos a sus encantos. Se llama 001 y es su primer perfume para la casa Loewe.

Inspirado por la mañana siguiente, ese comienzo que empieza a escribir las primeras líneas de una historia (tenga la duración que sea), así llega hasta nuestras repisas del cuarto de baño, el perfume que el diseñador irlandés ha creado para hombre y para mujer. Dos perfumes que por sí solos cuentan una historia pero que unidos, son la expresión de la pasión más natural.

Un elixir que viene a recordar aquel momento en el que nuestra cabeza y corazón parecen estar de acuerdo y que embriagándonos a base de sándalo, ciprés, cedro, vetiver, semillas de zanahoria sobre un fondo intenso de hojas de pachuli y violeta nos hacen recordar la primera intimidad.

Un perfume espontáneo de esencia más que minimal que se apoya en las imágenes botánicas de Karl Blossfeldt para explicar la química o alquimia de este nuevo olor sobre nuestra piel, mientras que lo que siga…, esté aún por escribir.

 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD