Man brushing teeth, looking at self in mirror 
hombre cuidado del cuerpo higiene dental espejo cepillado de dientes hombres cepillar los dientes espejos una persona caucasico seÒor de edad media adulto de edad media un hombre adulto solo limpieza preparacion frescura un dia en la vida lavabo grifo mezclador maÒana cuarto de baÒo espaÒa interior dia barcelona preparar mirarse a si mismo vista parcial cabeza y hombros foco selectivo imagen a color reflejo 30-35 aÒos 35-40 aÒos jabon jabonera vista acotada cropeo reflejos baÒo lavabos mezclador preparando vistas parciales vistas acotadas cropeos jabones porta jabon vistas parsiales

¿Cómo combatir el mal aliento?

FRAN PATIÑO / Imagen: GTRESONLINE

Te arreglas, te peinas, te pones tu perfume favorito y ya estás listo para tu cita. O al menos eso parece. Sin embargo, el mal aliento es un problema muy común que puede ser muy molesto en las distancias cortas. En ocasiones, la persona que lo padece vive ajena a él. Pero una vez detectada la halitosis, el objetivo es combatirla. Hay diferentes formas al alcance de tu mano para luchar contra el mal aliento.

Lo primero de todo de cara a evitar la halitosis es cepillarse los dientes después de las principales comidas del día. Una higiene bucal adecuada es la mejor aliada, pero no debe realizarse de cualquier forma. Además del correcto cepillado de los dientes, es recomendabe usar raspadores linguales. Estos ayudan a limpiar las bacterias que se acumulan en la lengua, así como las bacterias, restos de comida y células muertas que se quedan en la superficie, que en muchos casos son las responsables de la halitosis. La limpieza interdental es otra de las cosas que no hay que olvidar para que no queden restos de comida. Para realizarla se puede usar hilo dental.

Por otra parte, los expertos aconsejan beber mucha agua para mantenerse hidratados. La explicación está en que la sequedad de la boca guarda cierta relación con el mal aliento. La saliva que se produce cuando está hidratada puede evitar los malos olores. Además de beber agua, comer alimentos que contengan fibra, como frutas y verduras, ayudan a que se genere más saliva y, por tanto, las posibilidades de que haya mal aliento sean menos.

Otra pieza clave para acabar con el mal aliento es dejar de fumar. El consumo de tabaco afecta a la mucosa oral, que ve alterada su flora bacteriana, de forma que se produce menos saliva. Por este motivo se da irritación y sequedad en las mucosas bucalales y eso contribuye a que aparezca halitosis. Si eres fumador, ya tienes una gran excusa para dejarlo.

Por último, ten en cuenta que la alimentación influye de forma muy directa en el mal aliento. El ajo y la cebolla son ejemplos de comidas que, a través de la mucosa gástrica, pasan directamente a la sangre y acaban manifestándose a través de la saliva y los pulmones. Así que si tienes un encuentro importante, trata de evitar estos alimentos.

Según la Sociedad Española de Peridoncia y Osteointegración, aproximadamente un 30% de los adultos tienen o han tenido alitosis alguna vez. Puede que los consejos que acabas de leer te ayuden. De todas formas, ante los problemas de halitosis lo mejor es acudir a profesionales que indicarán cuál es el modo más adecuado de tratarla en cada caso.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD