man-2482516_1280

Potencia así tu bronceado

FRAN PATIÑO

Ha llegado agosto y todo el mundo busca lucir bronceado brillante y unificado. Aunque conseguir el tono de piel perfecto no es sencillo, hay una serie de tips que puedes seguir para que obtener un tono bonito y saludable. Continúa leyendo y verás cómo aún estás a tiempo de lograr tener una piel morena.

Alimentación

La vitamina C, los betacarotenos y el té verde participan de forma muy activa en el proceso de bronceado. La vitamina C favorece la síntesis de colágeno, que es un componente básico de los tejidos dérmicos, haciendo que la piel esté más joven. Por su parte, los betacarotenos se transforman en vitamina A en el organismo, consiguiendo dar color a la piel y protegiéndola frente a los rayos ultravioletas. No podemos olvidarnos del té verde, que previene el daño en el ADN de las células de la piel que se da por exposiciones al sol muy largas. La bebida de belleza Summer Skin de Beauty&Go contiene todos estos componentes y refuerza el sistema con macroantioxidantes. De esta forma, el bronceado resulta más sano y duradero.

Exfoliación

Para eliminar las células muertas de la dermis, es aconsejable exfoliar la piel antes de la exposición solar. Para realizarla correctamente debe hacerse mediante suaves masajes circulares por todo el cuerpo. Es importante insistir en las zonas más propensas a acumular células muertas, como espalda, codos, rodillas o pies.

Protección

Hay que dejar claro que los filtros solares no actúan como escudo para el bronceado, sino que ayudar a que la piel obtenga un tono moreno de forma más saludable, haciendo que este sea más bonito y duradero. La protección evita que aparezcan manchas y favorece la uniformidad del color. Elegir un SPF adecuado para el tipo de piel y aplicarlo de abajo a arriba cubriendo bien todo el cuerpo es fundamental para un buen resultado.

Renovación

Hay que aplicarse el fotoprotector 30 minutos antes de tomar el sol y es importante renovarlo cada dos horas. Para lograr el perfecto bronceado no hay que olvidar protegerse antes, durante y después de tomar el sol. Además, hay que prestar especial atención a zonas delicadas como escote y rostro.

Hidratación

Hidratarse bien por dentro y por fuera es fundamental para conseguir un bronceado uniforme y luminoso. Evita el efecto rebote del sol en forma de deshidratación y sequedad. Para ello, bebe dos litros de agua al día y utiliza cremas hidratantes y tratamientos after sun.

Concienciación

Tomar el sol en pequeñas dosis es el mejor consejo para evitar los efectos adversos. Aunque la producción de vitamina D y la mejora del estado de ánimo son dos de los grandes beneficios del sol, exponerse demasiado puede tener efectos negativos. Evita tomar el sol entre las 12 y 16 horas.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD