depilado

Seis formas de depilar el cuerpo de un hombre

FRAN PATIÑO

Has tardado, pero oye, ¡más vale tarde! Ahí estás tú, dispuesto a depilar tu cuerpo. Que sí, que el pelo es sexy, ya lo sabemos, pero tus progresos en el gimnasio han sido muchos y estás dispuesto a dejar el terreno despejado para que esos músculos que están agazapados debajo de todo ese vello se puedan apreciar mucho mejor. Con la depilación corporal no solo te sentirás más cómodo, sino que tendrás más higiene y tus pectorales, abdominales y piernas musculadas lucirán mucho mejor. Ahora que te has decidido a dar el paso, tienes que elegir cómo decirle adiós a los pelos. Hay diferentes métodos entre los que decidirte dependiendo de algunas variantes. ¿Cuál es el que más te conviene? Te presentamos las características de cada uno para que puedas elegir.

Maquinilla de afeitar manual

Los que se inician en el mundo de la depilación corporal suelen empezar así. Y es que este es seguramente el método que vas a tener más a mano. Puedes hacerlo desde casa, así que quitarte los pelos de tu cuerpo con él te va a salir muy pero que muy barato. Además, ya controlas la maquinilla gracias al afeitado de tu barba. Aunque es un método fácil, tienes que tener cuidado para no cortarte. Ah, y paciencia, mucha paciencia sobre todo si tienes mucho vello. Ten en cuenta que una de las desventajas es que, al no quitar el pelo de raíz, este volverá a salir rápidamente y quizás lo haga siendo más duro. Recuerda hidratar la piel después de pasar la maquinilla, ya que suele irritarse.

Maquinilla eléctrica

La principal diferencia con el método anterior es que vas a ir mucho más rápido. Si tienes el vello corporal muy largo, la maquinilla eléctrica va a ser mucho más útil que la manual. Pero cuidado, ¡no te cortes! Sé cuidadoso sobre todo con las partes más sensibles de tu anatomía (ya sabes). La principal desventaja de este método es que en algunas zonas no te deja un corte muy apurado. En este caso, puedes recurrir a la cuchilla manual para perfeccionar esas partes concretas. También es conveniente que hidrates tu piel una vez acabes. El roce del cabezal puede dejarte algo de irritación.

Crema depilatoria

Esta forma de depilación comparte una gran ventaja con los métodos anteriores, y es que resulta indolora. Además, en este caso la experiencia resulta mucho más suave, ahorrándote cortes inesperados e irritaciones. Ten en cuenta que no elimina el vello de raíz, pero para tus primeras experiencias te va a resultar suficiente. Así, si no te gustan los resultados, sabrás que el vello volverá a crecer muy pronto. Solo tienes que extender la crema en tu cuerpo y retirarla después del tiempo indicado con la espátula que acompaña al producto. Ni se te ocurra aplicarla en los genitales ni en otras zonas sensibles de tu anatomía. Lo que menos te va a gustar de la crema depilatoria es el olor poco agradable que suele tener.

Cera depilatoria

Vale, esto va a doler. Pero piensa que te va a arrancar el vello de raíz y sus efectos van a durar mucho más que con los métodos anteriores. Si ya los has probado y quieres dar un paso más, ¡no temas, atrévete con la cera! Aunque te resulte un poco más doloroso, tu piel lo va a agradecer puesto que esta forma de depilación es mucho menos agresiva con ella. Puedes hacerte la cera tanto en casa como en centros especializados. Si lo haces por tu cuenta, pide ayuda a alguien, pero ten en cuenta que los expertos te lo van a hacer mucho mejor y llegarán a partes menos accesibles para ti como es tu espalda. Coge aire antes de que peguen el tirón… ¡Uff! Pero mira qué suave se te ha quedad la piel…

Máquinas de depilación

Seguro que te suena la ya mítica Silk-épil. Ya te habrá contado algún amigo cómo duele. La máquina va quitando los pelos con su cabezal, arrancándolos uno a uno de raíz y dejando la zona despejada. La sensación de esos tirones se asemeja a la de pequeños pellizcos o incluso a diminutas agujas que se clavan. Hay quien lo compara con la sensación de hacerse un tatuaje, sobre todo si te depilas zonas como la espalda. ¿Será para tanto? No te asustes, que seguro que no. Los resultados son excelentes y duraderos. Si el tirón que te dan al retirar la cera te resulta demasiado agresivo, este es tu método.

Depilación láser

Aunque hace unos años podía resultar algo caro, este método ya tiene un precio mucho más accesible para todos. Casi todos los centros de estética disponen del servicio de depilación láser y son muchas las ofertas y descuentos para depilar el cuerpo entero o varias zonas a la vez. Es la depilación definitiva, así que si estás seguro de que tu cuerpo sin vello te gusta mucho más, ¡adelante! Este método elimina el folículo piloso, que es el que se encarga de que nazca el pelo. Con el láser se elimina y el pelo no vuelve a salir. El número de sesiones necesarias depende del tipo de pelo corporal de cada hombre.

Ahora que ya conoces todas las formas de depilación a tu alcance, solo te queda decidir cuál es tu favorita. No te cortes, puedes ir probando hasta encontrar la que mejor se adapta a tu estilo de vida y necesidades.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD