patrick-coddou-386904

¿Te estás afeitando correctamente?

FRAN PATIÑO

Si lo de llevar barba no va contigo y eres de esos hombres que continúa afeitándose casi a diario para tener un rostro liso y cuidado, presta atención. Puede que no estés realizando el afeitado correctamente. Te contamos qué tienes que hacer para evitar los cortes y la irritación y que tu rostro sin barba luzca radiante.

Siempre con suavidad

Cuando te afeites, pasa la cuchilla suavemente por tu cara y cuello para evitar cortes. A veces las prisas hacen que presiones demasiado y acabas haciéndote pequeñas heridas. Si tienes la piel sensible o tienes pequeños granitos, afeitarte de forma demasiado brusca puede hacer que te acabes cortando… ¡y ya sabes lo que escuecen luego esas heridas con el after shave!

Cambia de cuchilla

Para que al apurado sea mayor y no se produzca irritación en tu piel, es importante que cambies tu cuchilla de afeitar desechable cada cierto tiempo. Si utilizas una no desechable, tendrás que sustituir los recambios periódicamente para que tu experiencia de afeitado sea óptima. ¿Cada cuánto debes hacerlo? Eso dependerá de la frecuencia con la que te afeites, el grosor de tu vello facial y la cantidad que tengas, así como el cuidado que le des a tu maquinilla de afeitar o a los recambios. Si notas tirones, te da la sensación de que no corta bien y te irrita la piel, es el momento de cambiar de cuchilla.

Que no falte la espuma

La espuma o gel de afeitar es, aunque no lo creas, algo imprescindible para que tu cara no resulte dañada durante el afeitado. Estos productos suavizan el vello y ayudan a que la cuchilla no raspe tanto al deslizarla por la piel de la cara y por el cuello. La humedad que aportan es imprescindible para evitar tirones y cortes. Así que ya sabes, ni se te ocurra afeitarte a pelo.

La hidratación es esencial

El afeitado no acaba cuando ya has rasurado todo el vello de tu cara, sino cuando aplicas el after shave. Las lociones hidratantes para después de afeitar no son un capricho. Son un elemento imprescindible para reparar tu piel, hidratándola y devolviéndole la suavidad que se haya podido perder al pasar la cuchilla. La sensación de frescor que te aporta el after shave hará que tu rostro respire y lo sientas renovado.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD