alcohol_1

¿Qué te estás perdiendo por no dejar de beber (tanto)?

Bru Romero

Nos hacemos cargo, no paran de invitarte a eventos en los que por obligación o por educación debes empinar el codo como si no hubiera un nuevo mañana. Sabemos lo mucho que sufres entre tanta copa bien combinada o refrescante cerveza directa a las papilas gustativas pero, ¿no crees que deberías poner freno a tanto canapeo y afterwork con el que te adentras en la madrugada y, en muchos casos, ves amanecer?

Hay vida antes de esas bebidas con misterio que te dan la gasolina necesaria para festejar y seguir festejando hasta que el cuerpo aguante, tus suelas te respondan y el riñón te lo permita. ¿En algún momento has pensado en el maravilloso mundo de luz y color que no te estarías perdiendo de rebajar la dosis de alcohol en vena? ¿Piensas que todo es cuestión de grados cuando dejas de trabajar y te entregas al ocio más de libro?

Por si en algún momento la cordura ha entrado sin llamar en tu hogar y has pensado que entre semana mejor no tentar que ya te liquidarás hasta el agua de los floreros el finde, aquí te damos una serie de tips en los que pensar por si, ya de perdidos al río, también te cuestionas tu rutina líquida de los viernes y sábados noche. ¡De nada!

 

Dormirás tan profundamente como un lirón careto

Aunque creas que con el alcohol entrarás en coma mucho antes, lo cierto es que aunque te quedes dormido, el descanso será absolutamente intermitente y superficial. Además, el ingerir demasiado provoca que las ondas cerebrales alfa (relacionadas con el relax y el descanso) se alteren. 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD