negro_1

¿Es el Black Power el nuevo lobby en la sombra en Hollywood?

Bru Romero

La última vez que la gala de los premios Oscar fue realmente racial fue en 2005. Una noche en la que Jamie Foxx y Morgan Freeman se hacían con los galardones en las categorías masculinas y el cómico Chris Rock dejaba el listón muy alto como anfitrión del show. Desde entonces ha llovido mucho y lo que hace 11 años auguraba nuevos aires en la academia americana, parece truncarse con los #whiteOscars que se han marcado este año.

Que la próxima fiesta del cine americano cuente con un par de nominaciones a artistas de raza negra, el presentador sea Rock y la presidenta del cotarro, Cheryl Boone Isaacs, también sea de tez oscura no son intentos suficientes para hacer olvidar que el jurado de los premios lo conforman un 93% de miembros blancos, de los cuales el 77% son hombres. Unas cifras que nada gusta al lobby negro que, para qué negarlo, nunca se ha visto identificado con la gala.

La falta de diversidad de este año, donde películas como Birth of Nation (Nate Parker), Miles Ahead (Don Cheadle) o Creed (Ryan Coogler) se consolidan como películas altamente recomendadas, tiñe una gala en la que las bajas afroamericanas se van sucediendo y las críticas a favor y en contra siguen alimentando al monstruo. Momento en el que se empieza a cuestionar si a la hora de elegir a los nominados también se juzga el color de su piel o es solo una mera estrategia de marketing para que las tensiones sociales sumen un mayor share en la ceremonia que tendrá lugar la madrugada del próximo domingo.

Instantes previos en los que echamos mirada atrás a la historia de unos premios, en los que los actores negros solo han logrado 14 galardones (hombres y mujeres) y que de los 20 hombres de raza negra nominados a mejor actor, 13 han hecho papeles en los que han acabado siendo arrestados y 15 eran violentos. ¿Solo los ex convictos y hombres rozando la pobreza más extrema pueden lograr alzarse con el Oscar en el Dolby Theater?

Mientras tanto, y tratando de capear un poco los ánimos y las voces que quieren llevar al boicot a la 88º edición de los premios, la presidenta de la Academia anuncia cambios en los reglamentos. De esta manera, cada nuevo miembro pertenecerá al grupo por 10 años y mantendrá su derecho a voto si sigue activo en este período. De lo contrario, dejará de votar para convertirse en miembro emérito. Los miembros obtendrán su derecho vitalicio al voto si superan los 30 años de pertenencia al grupo o si son nominados o ganadores de un Oscar. Medidas previas y metidas con calzador que seguramente no aplaque el desconcierto pero sí nos haga recordar a actores como Richard Pryor, Eddie Murphy, Gregory Hines, Samuel L. Jackson, Danny Glover y otros tantos que no tienen al hombrecillo dorado en casa pero que gozarán del calor del público, más allá de lo que dura una gala.

¿Quieres conocer a algunos de los Oscar negros más conocidos?

Louis Gossett, Jr. (1982)

Por su papel de Gunnery Sergeant Emil Foley en Oficial y Caballero

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD