miguel_angel_silvestre_1

El éxito de Miguel Ángel Silvestre despierta el interés de los narcos

Bru Romero (@gorgeousbru)

Sus pasos iban encaminados hacia el tenis profesional pero una lesión le separó definitivamente de su tan ansiado match point. Un destino caprichoso que tras haberle intentado seducir con estudios de fisioterapia y algún que otro trabajo como modelo (fue Mister Castellón y no entendemos aún por qué Isaac Vidjrakou le robó la corona), el mundo de la interpretación le lanzó un órdago y él no quiso desaprovecharlo.

Una carrera que despegaba con su participación en las series del momento y un beso de película con Silvia Abascal serían la particular vuelta al ruedo de un actor que estaba dispuesto a colocar su nombre y tierra natal, Castellón, en lo más alto. Miguel Ángel Silvestre había llegado para demostrar que no solo era una cara bonita, un cuerpo con testosterona para dar y regalar o un simple icono gay.

Posteriormente llegaron sus papeles en Sin tetas no hay paraíso y Alakrana en televisión; Reflections, The Pelayos o Los amantes pasajeros en cine y Porno y Noches de amor efímero en teatro. Pero sin duda el papel que revolucionó a las masas (femeninas y masculinas) y le puso en el disparadero de salida rumbo el sueño americano fue su rol de Alberto Márquez, dueño de las galerías Velvet. Serie en la que la chulería de barrio de su Duque en Sin tetas… tornaba aristocrática mientras se paseaba flamante a través de los 50 y 60 de un Madrid que pretendía ser más moderno.

Una serie que ha puesto broche final, hace unos días, con el capítulo más esperado de sus cuatro temporadas, escenas en riguroso directo y que con un 26,6% de share y 4.302.000 espectadores se ha despedido haciendo historia. Serie que no solo nos permitió seguir disfrutando de este canalla a lo 50 sombras de Grey a la española sino que llamó la atención de las hermanas Wachowski que le ofrecieron un papel en Sense8, serie de Netflix que tuvo que simultanear.

Una nueva victoria de este deportista de fondo que no solo ha firmado por una segunda temporada más sino que se apunta un nuevo tanto con su próximo papel en la serie Narcos (también de Netflix), inspirada en la vida del narcotraficante Pablo Escobar y en la que se convertirá en Franklin Jurado, encargado de blanquear el dinero del cártel de Cali (rival del de Escobar). Otra excusa perfecta para seguir enganchado a este drama criminal y a Silvestre por ser un actor que no pierde la timidez propia del amateur y que se ha ganado nuestro deseo de seguir apoyándole hasta Los Ángeles y más allá a base de talento y mucho trabajo.

Aquí, sus mejores incursiones televisivas…

Motivos Personales (2005)
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD