Paul McCartney

Paul McCartney sabe cómo salvar el mundo

Cristina Romero

Tantos años de preocupación y búsqueda incansable de la clave que permita saber cómo hacer de este mundo un lugar mejor y, como acontecimiento inesperado, resulta que el cantante Paul McCartney conocía la manera perfecta de no seguir destruyendo el planeta desde antes, incluso, de planteárselo él mismo como una obra de caridad. Parece fácil y tiene que ver con la comida. ¿De qué se trata?

El que fuera componente de The Beatles no sólo tiene dominio para al música, que ya ha demostrado –y sigue haciéndolo- toda su maestría. Parece que el compositor tiene buena mano con las causas más solidarias, como no seguir estropeando el planeta en el que vive y no seguir alimentando a la bestia que da jaque a la evolución climática cada vez que tiene ocasión. La idea que tiene en mente Paul McCartney no es otra que dejar de comer carne para combatir, sin muchos dramas, el cambio que experimenta el clima a diario.

Hasta ahora todas las restricciones de alimentos que nos habíamos planteado habían tenido como objeto marcar el abdominal o no acumular más grasa de la necesaria, pero nunca antes habíamos relacionado que comer carne pudiera suponer un golpe insalvable al medio ambiente y su principal afectado, el clima. Una relación que se sustenta en el impacto que tiene la ganadería sobre la atmósfera y, concretamente, sobre el clima. Bien como consecuencia directa o indirecta, como el combustible fósil del transporte de dichas carnes y su agricultura animal, siendo las zonas de ganado un grave problema para el entorno al tener que talar árboles para conseguir terreno libre de flora.

Muy en serio va Paul McCartney con esta idea que ya ha materializado en documental: One Day a Week. La producción cuenta con los consejos de primera mano del cantante para mejorar la situación actual del planeta, por ejemplo, prescindir de la carne o comerla, como mucho, una vez a la semana. Una abstención que no tiene que implicar cambios dramáticos en la vida de las personas y que sí puede mejorar lenta pero considerablemente la calidad vida del mundo.

Paul McCartney no está solo, y es que sus dos hijas, Stella y Mary, junto con los actores Emma Stone y Woody Harrelson están ayudándole a promover los #MeetFreeMoondays (#LunesSinCarne) para concienciar del daño que hacemos a nuestro entorno ambiental y climático cuando nos comemos una hamburguesa de carne.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD