purple-grapes-553462_640

¿Qué pasa si juntas vino y literatura?

JAVIER GONZÁLEZ

‘Beber entre líneas’ es la unión de las culturas del vino y la literatura mediante una curiosa propuesta del grupo bodeguero Solar de Samaniego. Arquitectura, paisajismo, interiorismo, relatos, poesía, pintura, muralismo, gastronomía o festivales conforman la oferta cultural de sus bodegas.

Beber entre líneas es una consecuencia de las raíces de Solar de Samaniego. La tradición literaria del grupo está implícita desde su creación, incluso en su propio nombre. Y es que el escritor Félix María de Samaniego se inspiró para sus obras en el paisaje de viñedos de su finca de La Escobosa, perteneciente hoy en día a las bodegas de Laguardia (Álava).

Solar de Samaniego, la bodega literaria

La atracción enoliteraria de ‘Beber entre líneas’ está también presente en el interior de las bodegas Solar de Samaniego en Laguardia. El interiorista Lázaro Rosa-Violán, referente en decoración de nuestro país, ha sido el encargado de crear un ambiente de fusión entre vino y literatura . Los espacios de visitas han quedado convertidos en un lugar fascinante que invita a disfrutar del placer de degustar una copa de vino y del de leer un libro.

Los protagonistas absolutos de todas las estancias son las botellas de vino y los diferentes ejemplares de libros traídos de lugares de todo el mundo que dan vida a la biblioteca que reviste las paredes de la bodega. Un entorno mágico en el que descansan libros y vinos.

La bodega Solar de Samaniego es pionera en su región vinícola al plantar en 1982 sus primeros viñedos en el pueblo de Roa, de otra histórica región como Ribera del Duero. Sus vinos se pueden adquirir a través de la Cofradía Solar de Samaniego, el más significativo y consolidado “club exclusivo de producto” del vino nacional, una particular sociedad enoliteraria donde sus miembros disfrutan de la pasión por el vino en relación directa con la bodega, así como de interesantes actividades literarias.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD