cobra_1

¿Sabes cómo rechazar un beso y quedar elegante en el intento?

Bru Romero

Chenoa y Bisbal siguen siendo noticia. 15 años después de que su separación pusiera fin al sueño más romántico y carpetero que hayamos podido sentir nunca, catódicamente hablando, las muestras de cariño siguen vivas y como el primer día. O por lo menos unilateralmente. Y es que si pensabas que podría haber mayor ridículo que llegar al metro y darte cuenta que no te has quitado las zapatillas de andar por casa o hacer del Halloween, la excusa perfecta para disfrazarte del buenorro de turno o de todo aquello que mejor combine con tu six pack, es que aún no lo habías visto todo. Ahora con la cobra de Bisbal a Chenoa, ya sí.

Seguramente, en más de una ocasión, te has encontrado en la tesitura de tener que esquivar un beso al más puro estilo Matrix. Una situación francamente violenta si no eres rápido como una flecha y tus músculos de todo el cuerpo no están tan bien coordinados como las caderas de Shakira. Mira que nos han dicho por activa y por pasiva que leamos con la mirada…, pues no, todavía hay gente que piensa que la historia no va con ellos y se vienen arriba cegados por la pasión que una canción como ‘Escondidos’ puede hacerles confundir tanto como una noche a Dinio. ¡Y muy bien que hacen!

 

cobra_0

Pues bien, como sabemos que eres un imán para este tipo de momentos y tu elegancia debe ser salvaguardada per secula seculorum, te ofrecemos un par de ideas (más) por si la cobra no te funciona y aún tienes que bregar con un segundo round, un tiro por la escuadra o derechazo que no esperamos.

Abrazo del koala

Si la cobra (ya sea hacia la derecha o hacia la izquierda) no es tu elección animal perfecta para conseguir que se desista en la conquista labial, siempre nos quedará un achuchón como solo dos koalas saben hacer. Tan solo hace falta unos buenos brazos, un agarre que ni las ruedas al asfalto y una sonrisa al finalizar el mismo. Si no quedan clara tu negativa a un intercambio de fluidos, tranquilo, aún te queda otro as en la manga

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD