spiderman_ copia

Spider-man vuelve a la pantalla grande rejuvenecido

FRAN PATIÑO

Desde que el hombre araña creado por Stan Lee y Steve Ditko saltase al mundo del cine, muchos han sido los cambios físicos que ha sufrido el personaje. Los diferentes actores y directores han hecho de Peter Parker alguien totalmente distinto en cada película. El 28 de julio llega a la gran pantalla una nueva versión del superhéroe con Spider-Man: Homecoming.

En la película que el director Jon Watts nos trae en este 2017, más que un hombre araña encontramos a un superhéroe quinceañero que hace honor al verdadero Spider-Man adolescente de los cómics. Esta vez Tom Holland es el encargado de meterse en la piel de Peter Parker. Los 21 años del actor británico hacen que no desentone con las taquillas del instituto. La actitud adolescente e inmadura del personaje de esta nueva entrega choca con sus nuevos superpoderes y es en ese contraste donde reside parte del atractivo del filme.

Muchos de los fans del trepa-muros más famoso del mundo del cómic han aplaudido este lifting que se le ha realizado. Cuando Tobey Maguire interpretó al Spider-Man de Sam Raimi en la primera parte de su saga, el actor tenía 27 años. Aún más mayor era Andrew Garfield cuando se enfundó en el traje rojo y azul en el filme The Amazing Spider-Man de la saga posterior a cargo de Marc Webb. La presencia del actor, rozando la treintena, resultaba muy poco creíble cuando le veíamos rodeado de carpetas y mochilas.

Que la película de Jon Watts incluya, además, un villano mítico de los cómics como es el Buitre y que sea Michael Keaton quien interprete a este enemigo de Spider-Man, hace que sobren las excusas para ir corriendo al cine con una buena caja de palomitas bajo el brazo.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD