A Taschen le gustan los hombretones de Bob Mizer

Bru Romero

Un merecido homenaje es lo que ya necesitaba el fotógrafo Robert Henry Mizer, más conocido como Bob Mizer, el hombre que mejor captó la belleza masculina en insinuación en una época donde se pensaba que el desnudo varonil era cosa de pervertidos y la transgresión en la fotografía no llegaría a ninguna parte.

Sin él, trabajos como los de David Hockney y Robert Mapplethorpe no hubieran tenido el mismo sentido. Y es que Bob Mizer fue uno de los precursores en acuñar el término beefcake (pastel de carne o referencia a aquellas revistas y películas donde jóvenes guapos y musculados disfrutaban alegres en poses atléticas), término que supo elevar a rango de artístico. Ahora es la editorial Taschen quien le homenajea con Bob Mizer. AMG: 1000 Model Directory en el que recoge el extenso trabajo fotográfico que realizó al fundar su agencia Athletic Model Guild (AMG), desde donde comercializaba sus fotos masculinas perseguidas por la ley (en 1947 estuvo 9 meses preso).

Dos volúmenes que recogen sus imágenes más populares y artísticas donde la excusa de mostrar la estética fitness para gente deportista, le permitió dar al público secretamente homosexual lo que necesitaba. Instantáneas que ahora se reimprimen de los negativos originales a 4×5 pulgadas y a los que se añade un facsímil del libro de 1957 (en el que las mismas fotografías fueron publicadas), así como un DVD. Una joya firmada por Dian Hanson, editora de Taschen, que no debería faltar en tu estantería de libros para esos momentos en que te falta la inspiración… artística, claro está.

Por fin se te rinden honores, Bob.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD