tom_of_finland_1

Tom of Finland, carne de biopic

Bru Romero

Toda vida con cierto interés y pequeñas (o muy grandes) dosis de morbo están sujetas a ser carne a desmenuzar por un biopic. Y la vida del artista Touko Valio Laaksonen, más conocido como Tom of Finland, no podía ser menos.

Si no has oído hablar de él (cosa que nos extrañaría sobremanera si has curioseado alguna vez, la zona de libros de alguna tienda Vips…), solo decirte que Laaksonen es considerado como uno de los más populares dibujantes de las artes gráficas homoeróticas del siglo XX. Dibujos, la mayor parte realizados en tinta en blanco y negro, que desde los años 60 comenzaron a representar en papel las fantasías de la comunidad homosexual de la época.

Fornidos hombres que ataviados con uniformes absolutamente reconocibles (que más que ropa de trabajo parecían mallas o una segunda piel), se presentaban en poses sugerentes y escenas que ni en el más húmedo de los sueños de un adolescente pudiera imaginar, atendiendo a esos iconos sexuales preferidos por la comunidad gay y entre los que encontramos a leñadores, militares, marineros, motoristas y hombres en cueros (tanto literal como no).

Hoy, la vida de este veterano de la II Guerra Mundial convertido en prolífico artista se transforma en biopic, para la gran pantalla, de la mano del director de cine Dome Karukoski. Una historia real de opresión queer y lucha por la libertad en el marco de la Guerra de Invierno contra la URSS y la II Guerra Mundial, conflictos que le dieron la inspiración necesaria para convertirse junto a Mapplethorpe, en dos de los que mejor supieron cultivar el fervor beefcake, al que años después pondrían ritmo los Village People. ¿Estreno? Primavera 2017.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD