MILAN, ITALY - JANUARY 11:  Italian fashion designer Stefano Pilati acknowledges the applause of the audience at the end of the Ermenegildo Zegna show as a part of Milan Fashion Week Menswear Autumn/Winter 2014 on January 11, 2014 in Milan, Italy.  (Photo by Vittorio Zunino Celotto/Getty Images)
PUBLICIDAD

El ‘made in Italy’ de Pilati se pasa al ‘made in Japan’

El diseñador milanés, al cargo de la dirección creativa de la primera línea de Ermenegildo Zegna, sigue rompiendo esquemas. Si no le bastaba marcar hito tras hito en su anterior casa, Yves Saint Laurent, en los 3 años que lleva en la firma italiana por antonomasia ha demostrado que lo suyo es tomar una marca y encumbrarla hasta el infinito y más allá.

Si el signor Zegna levantara la cabeza, se encontraría con un Pilati curtido en broken suits (su creación estrella) y un gusto esteta que le ha llevado a seguir mirando a Japón para localizar su principal punto de producción y venta  mundial. Una relación que comenzaría mucho antes de que el italiano llegara a Zegna (1968) y que se añade una nueva muesca con la apertura de una súper tienda, diseñada por Peter Marino, en Ginza, uno de los barrios más elitistas de Tokyo.

A modo de celebración y rompiendo las reglas una vez más, Stefano Pilati crea Made in Japan, una colección cápsula de 26 piezas fabricadas por maestros artesanos nipones, pero para su comercio “local”. Una línea que viene a destruir el falso mito (para Pilati) que las marcas de moda europea solo quieren producir en Asia y no tenérselas que ver con el sosiego místico nipón y exponer, por otro lado, la pasión que el diseñador ha demostrado siempre por Rei Kawakubo y Yohji Yamamoto. Un cambio hacia delante, una evolución a la que estábamos predestinados y un solo camino por el que rodar: Japón.

Aquí, nuestra selección de los must de la colección…