burberry_1

El Burberry más romántico se inspira en Virginia Woolf

Bru Romero

Con paso firme y totalmente andrógino, así arrancaba el desfile que nos presentaba la última colección de la firma Burberry en la London Fashion Week. Un desfile que epata a sus asistentes y quema las redes sociales y es que lo allí visto fue difícilmente descriptible. Un desfile en el que la moda para el hombre y la moda para la mujer iban de la mano y la tendencia del see now, buy now volvía a repetirse como trending topic fashionista.

Una colección p/v 2017 inspirada en la novela Orlando de Virginia Woolf, escrita en 1928, y en la que se tocaban temas tan prohibitivos como la sexualidad femenina y su rol desde la época isabelina en adelante, así como el cambio de género. Conceptos con los que el diseñador Christopher Bailey se marca una línea de absoluta de alta moda y derroche de romanticismo decadente.

Un paseo a lo largo de looks que van conformando el preciosista universo Burberry en el que se combinan tejidos, técnicas y estilos de muy diverso origen y confección. Un desfile que saltaba entre modernidad y tradición y en el que a pesar de no sorprender por la creatividad, si lo hizo por el hincapié puesto en aquellas prendas ya míticas de la firma británica que equilibran, sin duda alguna, lo artesano de esta casa con solera, con las piezas más reclamadas por el gran público.

Un mix de ideas que refleja cómo Burberry escucha a pie de calle y evoluciona apostando por un sentimiento de lujo mucho menos encorsetado y dispuesto a seguir los vaivenes que dicten las últimas tendencias. Pasos adelante que descubrimos, nos conducen a través del minimalismo skinny más mod de temporadas anteriores, al relajo de siluetas más despegadas del cuerpo y que mantienen en tejidos mucho más barrocos (sedas, terciopelos, gasas de algodón…), prendas más engoladas (atención a esas camisas oversized de cuellos escarolado) o exquisitas creaciones en fino cashmere en clara contraposición con prendas denim y a la satisfacción de quien se sabe que no tiene que inventar nada sino mantener el nivel estético que se espera de una casa como de la que hablamos.

Un desfile celebrado en su Makers House, creada para la ocasión, localizada en el Soho londinense y que estará abierta al público hasta el 27 de septiembre, donde en colaboración con los mejores artesanos de Gran Bretaña, The New Craftsmen, mantendrá un programa de actividades diarias como demostraciones de técnicas artesanas, así como la posibilidad de ver la colección de pasarela. Sin duda, una auténtica carta de amor al pasado y la historia.

 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD