hs

Hedi Slimane pone fin a su relación con Saint Laurent

Bru Romero

El mundo de la moda vuelve a estar en candente ebullición y es que Hedi Slimane deja definitivamente Saint Laurent al no serle renovado su contrato que expiró ayer. El cierre definitivo de un ciclo de casi un lustro, en el que la marca francesa quiso volver a geolocalizarse como abanderada del lujo y de las tendencias más cañeras… y lo consiguió, supone un nuevo baile de sillas entre las que el nombre de Anthony Vaccarello suena como candidato a sucederle.

Una aventura que pese al giro que el diseñador francés ofreció a la firma, tuvo que sufrir contantes críticas negativas sobre sus decisiones y trabajo como diseñador creativo de ropa y accesorios, campañas de publicidad y todo ello sin cesar en su interés de sacar el punto más rocker que la maison necesitaba y había perdido tras la muerte de Yves Saint Laurent.

Hedi decidió retirar el nombre de Yves dela marca, para transformarlo en Saint Lauren Paris; redefinió el estilo obsoleto y anticuado en el que había caído la casa francesa y lo impulsó al ritmo de la simbología grunge y rock, algo que no pareció gustar a los más puristas que olvidaban lo puntero y descarado que había sido Yves Saint Laurent en los 80, desprestigiando la labor de Slimane como ferviente sucesor de las tendencias más arriesgadas de la nueva Saint Laurent. Mientras tanto, las ventas no dejaban de subir.

Un nuevo baile de sillas que se suma a la de compañeros como Raf Simons de Dior, Alber Elbaz de Lanvin, y Alexander Wang de Balenciaga, entre las casas de toda la vida y que nos dejará huérfanos durante un tiempo de siluetas skinny, excentricismo rocker, teen swag y ese flow tan Los Ángeles, el lenguaje del ready to wear de un hombre no siempre comprendido pero que supo hacernos sentir cómodos vistiendo de los 80 sin sentirnos disfrazados.

hedi_2

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD