gucci_ss_2017_1

El lado más salvaje y punk de Gucci

Bru Romero (@gorgeousbru)

Siguiendo con la clara línea que lleva marcando Alessandro Michele desde que se pusiera a las riendas de Gucci (en enero de 2015), la campaña para la próxima primavera-verano vuelve a inspirarse en una ciudad y a apostar por los vivos colores y frenéticos estampados de colecciones anteriores. En esta ocasión la localización elegida es Roma, idónea para que se produzca ese encuentro entre alta moda y arte a cada paso.

Para esta ocasión, es el fotógrafo Glen Luchford el elegido para captar la esencia de la ciudad eterna (ciudad abierta si habláramos con Rossellini) en romántica combinación con los estilismos Gucci para la próxima temporada.

Una colección que mantiene el estilo preciosista y celebra, aún más, una rendición a los 80, un rejuvenecimiento de la marca que se sigue potenciando y la posibilidad de que los armarios masculinos y femeninos se compartan sin que surja ninguna problemática de género.

Looks que vuelven a sumergirse en un apego constante a esos estampados chinoiserie tan celebrados, así como una pequeña incursión infantil al introducir al Pato Donald como divertido motivo en algunas de sus prendas y accesorios.

Una campaña que despierta nuestro lado más salvaje y gamberro, propio de la juventud a la que dirige la nueva colección, que se sumerge en una Roma onírica que podría beber de un Visconti felliniano y que exuda sofisticación, barroquismo y golpe de impacto punk para que el público crítico no se acomode ni se duerma en los laureles.

¿Qué pensaría Stendhal de todo esto?

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD