salad-791891_1280

Adelgazar en el chiringuito… ¡es posible!

REDACCIÓN

Que si un helado por aquí, que si unas bravas por allá y “¡venga, otro mojito!” Claro, no es de extrañar que con escenas como esta el verano haga que esos kilos que uno ha perdido durante el año a base de dieta y gym vuelvan como si los abdominales fuesen un imán que les atrae. Para que eso no ocurra y, además continuar perdiendo peso, no hace falta privarse de chiringuitos ni restaurantes.

En la dieta mediterránea está una de las claves para adelgazar en verano. Con el calor, las ensaladas son una de las opciones más apetecibles para pedir en esa terraza que hay junto a la playa. Los ingredientes más refrescantes como la lechuga y el tomate harán que no le falten vegetales a tu dieta. El huevo cocido, el atún y el jamón que contienen las ensaladas mixtas te aportarán las proteínas que tus músculos necesitan para seguir creciendo. Si los espárragos están presentes, mejor que mejor. Ya sabes que son diuréticos y ayudarán a eliminar líquidos, haciendo que tengas un aspecto menos hinchado.

El gazpacho andaluz es otra opción refrescante que no desentonará en tu dieta de adelgazamiento veraniega. Este manjar suele apetecer bastante sobre todo cuando llega el calor. No solo está muy bueno, sino que además es una receta sana por su alto contenido en fibra, vitaminas y antioxidantes. También, al ser baja en grasa, es ideal para quienes quieren cuidar la línea y evitar engordar.

Si viajas en tus vacaciones a cualquier sitio de costa, recurre al marisco como tu mejor aliado en las comidas y cenas. Gambas, langostinos, almejas, berberechos, pulpo, navajas… Hay una gran variedad para elegir, así que no te aburrirás. Suelen prepararlos a la plancha, al horno o cocinados al vapor, así que siempre que no estén fritos no te aportarán apenas grasa. Lo que sí que encontrarás en el marisco son proteínas, minerales y vitaminas que te vendrán muy bien para seguir dándolo todo durante el verano.

El pescado es otro de los amigos marinos que harán las delicias de los que quieren cuidar la línea y, a la vez, comer cosas ricas. Emperador, salmón, dorada, boquerones y sardinas son algunas de las variedades de este alimento que encontraras en muchos restaurantes. Si no comes mucho pescado durante el año, aprovecha el verano para hacerlo y descubrirás que hay muchas formas sabrosas de prepararlos haciéndole la cobra a las grasas malas.

Ya lo decían Bom Bom Chip: “Toma mucha fruta, mucha fruta fresca, tómala y disfruta como te parezca… Puedes exprimirla para hacerte zumo (…) Lle-lle-lle-llena tu nevera con-con-con-con kilos de peras; ra-ra-ra-rajas de sandía de-de-de-de noche y de día”. Pues eso, que la fruta es un alimento que en verano te hidrata y refresca, así que no te puede faltar. Mucho mejor que comerte un bollo, hombre. Llévate una pieza de fruta allá donde vayas y harás que te mantenga saciado y fresco sin descuidar tu figura.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD