twitter-292994_640

Así te ayuda Instagram a ponerte en forma

FRAN PATIÑO

A veces es tu mejor aliado, pero, por mucho que lo quieras, admítelo, tu teléfono móvil hace que cada día pierdas mucho el tiempo. Lo miras una y otra vez. Saltas de aplicación en aplicación buscando a veces entretenimiento y otras el más puto cotilleo. En Facebook lees algún artículo, en Twitter comentas la actualidad y en Instagram… bueno, ahí ves fotos.

La red social de fotografías más famosa es un auténtico criadero de morritos, un gran escaparate de posturas imposibles barnizadas con filtros que hacen que cualquier foto normalita quede de lo más cuqui. Te gusta, pero piensas que es una aplicación superficial y que poco puede aportarte al margen de los momentos de fisgoneo. Sin embargo, Instagram puede ayudarte a ponerte en forma. ¿Quieres saber cómo?

alexander-redl-185764

Te motivas cuando vez los cuerpazos de gimnasio

Lo primero de todo es la motivación que te genera el darte una vuelta por el timeline de tu Instagram y no parar de ver fotos de chicos sin camiseta. Lucen abdominales de infarto, bíceps que quitan el hipo y pectorales más duros que una roca. Y tú suspiras porque quieres ser así. Te imaginas en verano paseando por la playa o piscina mientras todo el mundo se gira a tu paso. Entonces dejas de fantasear, te levantas del sofá y sales a correr o te vas al gimnasio. Tú quieres ser como esos instagramers con cuerpos esculturales.

Aprendes a entrenar con los expertos en fitness

Otra de las cosas más interesantes de Instagram para los amantes del fitness, o simplemente para los que están empezando y quieren aprender, son los vídeos que suben los expertos en la materia. Son muchos los perfiles de profesionales de la actividad física en los que casi a diario pueden verse vídeos reales de entrenamientos. A través de ellos se pueden aprender técnicas para hacer bien los ejercicios que quizás no realizabas con esa precisión o, simplemente, puedes descubrir nuevos entrenamientos que tal vez ni siquiera conocías.

Comes mejor con las recetas de los influencers 

A veces Instagram parece un mercadillo especializado en aguacate y brócoli. No haces más que ver recetas a base de estos y otros productos recomendados para los deportistas. Y oye, la verdad es que eso ha conseguido que el yuyu inicial que le tenías a estos alimentos haya sido sustituido por una cierta atracción y ganas de imitar esos aparentemente delicios sanos que suben los influencers de alimentación sana a Instagram.

Compartes tus fotos post gym y los likes te animan a seguir entrenando

Como estás hartito de escuchar eso de que para presumir hay que sufrir, antes de acabar tu entrenamiento en el gimnasio no puede faltar tu selfie diario. Sudado, con la camiseta de tirantes húmeda marcando cada músculo de tu tren superior subes a Instagram la foto en la que mejor has salido. Empieza entonces un festival de likes y de comentarios que consiguen motivarte y sentir que, aunque hayas metido tripa y los filtros hayan hecho algún apaño, estás muy bueno y mañana piensas volver al gym.

Al final resulta que Instagram servía para más de lo que pensabas. ¡Claro! Pero no olvides que el mérito es tuyo. Tú eres el que has ido al gimnasio, el que ha cocinado esas recetas sanas que viste en la red social y el que, estratégicamente, ha sabido seguir a los perfiles que más cosas le aportan. Y por supuesto, ese cuerpazo que se te está poniendo lo has conseguido tú solito.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD