evan-clark-114123

Cinco formas de ser más productivo

REDACCIÓN

Mucha carga de trabajo, estar muy cansado y lo malos hábitos son elementos que pueden hacer que, a veces, no seas todo lo productivo que te gustaría. Para optimizar el tiempo de tu jornada, hay una serie de cosas que puedes llevar a cabo. Organizarte bien el día y establecerte rutinas que te ayuden a aprovechar mejor el tiempo pueden hacer que, además de estresarte menos, des mucho más de lo que crees que puedes. El descanso de la noche anterior es uno de los puntos fundamentales para ser más productivo al día siguiente, según recomiendan desde eve Sleep junto a estos otros consejos:

Repasa tu agenda y organiza las tareas

Al repasar el trabajo que has hecho durante el día serás consciente de las tareas que has concluido y eso ayudará a que valores mucho más tu productividad. ¿Ves todo lo que eres capaz de hacer? Con la mente liberada, márcate nuevos objetivos . Revisa qué tienes que hacer al día siguiente, hazte una lista y da prioridad a unas cosas sobre todas. Evitarás olvidos y tu produtividad aumentará sin que aparezca el estrés.

Aprovecha la noche para adelantar las tareas del día siguiente

Si te dejas la ropa preparada para no tener que elegirla por la mañana, haces la mochila para el gimnasio y dejas la máquina de café preparada, te ahorrarás tener que empezar el día con prisas. ¡Habrás adelantado muchísimo!

Descansa bien para rendir más

Según los expertos, una persona adulta debe dormir entre 7 u 8 horas. Hacerlo en un buen colchón como los de tres capas de eve Sleep es básico para que el sueño sea reparador. Las horas y la calidad del sueño repercuten directamente no solo en la salud sino también en la productividad del día siguiente. Lo mejor, apostar siempre por un colchón de calidad.

Lee algo nuevo

Hay muchas opciones que con el cansancio que llevas acumulado puede que a priori te resulten más atractivas. Sin embargo, leer algo justo antes de dormir no solo te mantendrá informado, sino que hará que tus conocimientos sean mayores y que te sientas más inspirado para afrontar las tareas de tu agenda.

Desconecta y relájate

Darte una buena ducha o un baño caliente, hablar con tu pareja o familia, relajarte haciendo algunos ejercicios mindfulness… Son muchas las actividades que puedes hacer para desconectar de los pensamientos del día. Esto será fundamental para reducir el estrés y todo lo que este conlleva. Libera tu mente tras un día de trabajo intenso.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD