HIIT

El método para quemar grasa que no conocías

FRAN PATIÑO

¿Ha llegado ese momento en el que, por más ejercicio que haces, sientes que no consigues quitarte esa grasa que te sobra? Si entrenas y comes correctamente pero aún así no puedes deshacerte de la barriguita que sobresale, es momento de que pruebes el HIIT. El High-Intensity Interval Training, o lo que es lo mismo, entrenamiento en intervalos de alta intensidad es la mejor forma de conseguir un vientre plano y hacer que por fin se vean esos abdominales que se esconden ahí abajo. 

El HIIT es un tipo de entrenamiento que alterna fases muy cortas de ejercicio anaeróbico intenso con ciclos de recuperación de menor intensidad. Suena raro, pero tranquilo, no lo es. Te contamos las cuatro razones por las que desearás haber descubierto mucho antes el HIIT.

Necesitas dedicarle muy poco tiempo

Tú, que siempre vas con prisas o que simplemente te aburre el gimnasio, no quieres perder demasiado tiempo haciendo ejercicio. Una rutina HIIT con suficiente intensidad puede durar entre 20 y 30 minutos. ¡Nada que ver con la hora y media que te pasas en el gimnasio! Aquí lo importante es no perder ni un minuto y aprovechar las fases de recuperación para descansar y poder seguir dándolo todo en los intervalos de intensidad alta.

Quemas mucha grasa

Como el HIIT es un entrenamiento a intervalos que le exige al cuerpo dar el máximo de sí mismo durante períodos cortos de tiempo, acaba tirando de las grasas almacenadas (esas que están ahí y que nunca se van) para obtener la energía necesaria y poder aguantar. Además, al hacer HIIT no solo quemamos durante el ejercicio, sino que el metabolismo se acelera y continúa eliminando grasas aún habiendo terminado el entrenamiento. Se trata, por tanto, de un ejercicio que con solo 20 minutos es más eficaz para eliminar la grasa localizada que si estuviésemos una hora corriendo a paso normal.

No necesitas máquinas ni gimnasio

Puedes ahorrarte lo que te cuesta el gimnasio ya que puedes hacer HIIT en casa, en el parque o donde tú quieras. Para hacer tus entrenamientos de intervalos a alta intensidad solo necesitas un espacio en el que puedas moverte cómodamente. En el HIIT lo único que vas a tener que utilizar es tu propio cuerpo. Sentadillas, flexiones, abdominales, burpees, zancadas… Son muchos los ejercicios que pueden formar parte de tu entrenamiento sin necesidad de tener que utilizar material extra.

No pierdes tus músculos

Si siempre has sido cauteloso con el cardio porque no quieres perder esos músculos que tanto te ha costado conseguir durante todo el año, en el HIIT no tienes que preocuparte de eso. El entrenamiento de alta intensidad tiene una gran ventaja y es que te permite acabar con la grasa sin tener que sacrificar el músculo, como sí que puede ocurrir con el cardio tradicional. Gracias al entrenamiento de alta intensidad con intervalos, estimulas la hormona del crecimiento y eso es justo lo que necesitas para seguir estando musculado y no perder masa magra.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD