abdominales

Despídete de tu barriga con estos consejos

FRAN PATIÑO

Con la llegada del buen tiempo y las vacaciones a la vista, tal vez tengamos la oportunidad de quitarnos la camiseta en la playa. Por eso, para poder presumir de cuerpo, muchos queremos quitarnos el flotador que tapa nuestros abdominales y hace que nuestro torso y cintura no estén todo lo estilizados que nos gustaría. “¡Oh, no, ya no llego!”, puede que pienses. Vale, ya es verano y es un poco tarde, pero… ¿y si nos ponemos manos a la obra?

Para perder barriga no hay que hacer abdominales

El trabajo abdominal lo que hace es fortalecerte el músculo, pero no olvides que este está cubierto por una capa de grasa que se pierde con otras actividades y hábitos. Los ejercicios de abdominales no son la solución a tu barriga. Estos lo que harán es, sobre todo, ayudarte a fortalecer la pared de la zona para que, cuando pierdas la grasa que la cubre, tus abdominales luzcan fuertes y musculados, formando la llamada tableta de chocolate que todos queremos tener. Recuerda también que no es necesario que hagas ejercicios de abdominales todos los días. Además, cuando los hagas, que no sean muchos, ya que es mejor que prevalezca la calidad ante la cantidad. Es decir, mejor que hagas pocos pero que los hagas bien y con intensidad.

Revoluciona tus hormonas entrenando

Cuando haces ejercicio el cortisol se eleva junto con la adrenalina y la hormona del crecicimiento. Al mismo tiempo se produce un descenso de la insulina. Es esta combinación la que hace que tu cuerpo oxide grasa como fuente de energía. Esto se debe a que una hormona quemadora de grasa llamada hormona lipasa sensible se eleva, bloqueando así la enzima lipoproteína lipasa que es la que se encarga de evitar que quemes grasa.

Haz cardio a intervalos de alta intensidad

Puedes hacerlo en la cinta del gimnasio o en la calle. Haz intervalos corriendo muy rápido a la máxima velocidad que puedas durante veinte segundos para, seguidamente, andar a paso rápido durante un minuto. Repite estos intervalos durante veinte o treinta minutos. Segregarás adrenalinada, que lo que hace es movilizar la grasa y quemarla, ya que tu cuerpo la usará como fuente de energía. Estos ejercicios de alta intensidad ayudan a que tu cuerpo responda más rápidamente y puedas quemar grasa de tu cuerpo en lugar de la masa muscular que tanto te cuesta obtener a base de levantar pesas. Puedes combinar días de cardio a intervalos de alta intensidad con días de cardio a ritmo suave.

No elimines los carbohidratos ni las grasas de tu dieta

Estás cansado de escucharlo, pero es así. La alimentación es la culpable en un 70% de la grasa de tu cuerpo. No se trata de eliminar nutrientes necesarios como los carbohidratos, sino que hay que elegir los adecuados (que sean de los más naturales y altos en fibras) y tomarlos en las cantidades adecuadas. El ejercicio hará que tu cuerpo use estos nutrientes de manera eficiente. Es muy importante que no elimines los carbohidratos de tu dieta ya que, de lo contrario, al entrenar tu cuerpo irá desgastando tu masa muscular… y no querrás que esos pectorales de acero que has conseguido desaparezcan ahora. Combinar lo hidratos de carbono con proteínas es fundamental para controlar la absorción de estos. No apartes las grasas de tu alimentación por completo. Las grasas buenas ayudan a mejorar el cuadro hormonal y controlar los niveles de insulina de tu cuerpo. ¡Pero no te pases! Controla las cantidades con el asesoramiento de un nutricionista.

Toma agua y té verde

Es muy importante beber agua. Va a ayudar a que la oxidación de grasa sea mucho más eficiente y va a ser un gran aliado para controlar el apetito. Por su parte, el té verde es una bebida que incrementa la oxidación de grasas y que tiene un efecto termogénico dentro del cuerpo. Así que, ¡cambia algún que otro café por una taza de té verde y revoluciona tus grasas!

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD