jake_gyllenhaal_1

¡Felicidades, Jake!

Bru Romero (@gorgeousbru)

Comenzó su carrera en el cine cuando solo contaba 10 años y podemos decir que sin prisa y menos aún con ninguna pausa se ha labrado una de las carreras más sólidas de Hollywood. Jacob Benjamin Gyllenhaal, más conocido como Jake Gyllenhaal no ha sido una cara bonita más sino que su talento, carácter camaleónico y el no haber tenido miedo a posicionarse políticamente ni a aclarar su condición sexual en cuanto la prensa amarilla empecé a picar cual aguijón no han hecho otra cosa que se haya ganado el cariño de un público embobado por sus encantos. “Es halagador cuando hay un rumor que dice que soy bisexual. Eso significa que puedo interpretar más tipos de papeles. Estoy abierto a cualquier cosa que la gente quisiese llamarme. Sexualmente, nunca me he interesado en un hombre, pero no creo que vaya a tener miedo si tal cosa pasase”.

Una de las sonrisas más bonitas del panorama cinematográfico actual, con el permiso de James Franco o Michael Fassbender, que no solo celebra su cumpleaños (36 años) sino que acaba de ponerse al servicio de Tom Ford en su segunda película. Un animal que no le teme a nada, al que le gusta cocinar y que trabajar la madera como típico tío americano que toda suegra querría tenerle como yerno.

El vecino de al lado que tonteó con esos héroes hercúleos que tanto gustan a los actores en primera línea, hermanísimo de la buena de Maggie con la que comparte la misma suerte de recopilar candidaturas a los Globos de Oro y Oscar y la verdadera atracción de cualquier película en la que trabaje. Y es que todo sobre cuando aparece en pantalla. Para muestra, no un botón sino una selección de sus mejores papeles. Si no las has visto es que no eres un verdadero fan. ¡Felicidades, Jake!

Perdidos en el oeste (1991)
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD