Joe Keery

Joe Keery

Texto: Iván Llorente / Fotografía: Jaesung Lee / Realización: Danyl Geneciran

Steve Harrington en Stranger Things, se deja conocer un poco más mientras le fotografiamos en Los Ángeles.

Cuando comenté que fotografiaríamos a Joe Keery para la portada del número de invierno, los compañeros me miraron extrañados. Quizás no querían demostrar que no sabían de quién hablaba: “De Stranger Things”, solté, y se alegraron, aunque sabía que seguían dudando: “¡El de la laca!”, añadí, y por fin su expresión cambió: “¡Ah, vale! ¡Nos encanta Steve!”.

La verdad es que, aunque existan numerosos fans (yo soy uno de ellos), todavía hay gente que no ha visto la serie y por eso no es tan conocido. Sin embargo, el personaje que interpreta nuestro chico de portada es uno de nuestros favoritos. Adoramos a Steve Harrington, adoramos su corte de pelo, sus vaqueros ajustados y, sobre todo, su desarrollo en la segunda temporada.

Stranger Things se ha convertido en una serie de culto para los que extrañamos la década de los 80. Muchos de los que fuimos niños entonces disfrutamos reviviendo la atmosfera que proyectan los hermanos Duffer en su obra maestra. Las referencias a la ciencia ficción, como Encuentros en la tercera fase, E.T. o Los cazafantasmas, son obligatorias, pero se hacen más evidentes en la segunda temporada. Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Los argumentos que protagonizan niños con una imaginación desbordante, en busca de aventuras, siempre arrasan en taquilla. Por eso son de aplaudir los numerosos guiños al espectador que conectan con nuestra memoria. Sobre todo, el hecho de recuperar a actores de la época, como Wynona Ryder o Sean Astin (el principal protagonista de Los Goonies).

Joe Keery (o Steve Harrington) tiene ese algo que lleva enamorando años. Es la mezcla perfecta entre James Dean en Rebelde sin causa, Michael J. Fox en Regreso al futuro o Matt Dillon en Rebeldes. Es ese tipo de personaje que te quieres llevar a casa aunque vaya a meterte en problemas. Es imposible no fijarse en él.

171203_10_44Captura de pantalla 2018-02-02 a las 13.57.00

Está claro que uno de los principales atractivos de Joe es su melena. Twitter y otras redes sociales se hicieron eco de este golpe de suerte genético. Él dice haberlo heredado de ambos progenitores y ha aprendido a explotarlo al máximo llegando, incluso, a añadir en el guion unas lecciones de peinado para el personaje de Dustin (esa es la escena de la laca que comenté en redacción. Y la inspiración de nuestra frase de portada, porque Morrisey es otro ejemplo de pelazo) Pero que Steve tuviera esa melena fue fruto de la casualidad.

Keery hizo una audición para interpretar a Jonathan Byers –el hijo mayor de Wynona en ST–, pero no le cogieron. Al tiempo se enteró de que buscaban a un actor para interpretar al popular atleta del instituto Hawkins, así que hizo la prueba por Skype y, finalmente, llos hermanos Duffer le seleccionaron. Le pilló un poco de improviso y en otra entrevista comentó que cuando le pasaron los detalles del guión, su personaje era del equipo de natación del instituto. Joe se pasó entrenando en una piscina las seis semanas previas al rodaje para darse cuenta el primer día de que habían suprimido esa parte. Al principio, Steve surgió como el antagonista del papel para el que había audicionado, pero, conforme avanza la serie, aquel matón del instituto queda relegado a un personaje entrañable y altruista. Un pilar fundamental para los cuatro miniprotagonistas, a los que adora: “Trabajar con ellos es increíble. Nos lo pasamos genial. Es una atmósfera totalmente diferente”.

La evolución de Steve Harrington es algo que no suele pasar en Hollywood. La serie estaba pensada para una sola temporada y su papel ha ido forjándose sobre la marcha. De hecho, al principio no pretendían darle tanta importancia y por eso el personaje no estaba muy definido: “En la primera temporada, tenía muchas referencias musicales y con eso di forma a Steve. Sin embargo, en la segunda ha sido un proceso más creativo de trabajo entre los hermanos Duffer y mi propia idea de su entorno”. De hecho, en la segunda entrega ha hecho falta añadir la figura de Billy, un nuevo villano de instituto, porque Steve ya se había ganado el cariño del público…

171203_11_56Captura de pantalla 2018-02-02 a las 13.58.04

Se comenta que están pensando producir dos temporadas más, así que iremos viendo a Steve crecer, al igual que al resto del reparto. Sin embargo, Joe Keery no va a dejar de trabajar. Después de salir en Empire o Chicago Five, está buscando nuevos proyectos: “Quizá algún personaje con menos suerte, esta vez. No depende tanto del papel, sino del proyecto. Todavía soy nuevo en la industria, pero me gustaría formar parte del proceso creativo. Estoy interesado en realizar proyectos diferentes que me permitan enfocar mi carrera desde mi propia perspectiva, haciendo contenido que me apasione”.

A sus 25 años, además de la interpretación le interesa la fotografía (documenta el set de rodaje en sus ratos libres) y la música: Eagles y Bruce Springsteen forman parte de su bagaje melómano. Post Animal es el grupo que ha montado con amigos, una especie de pop psicodélico ochentero que recuerda a The Smiths o Joy Division y que podría formar parte de la banda sonora de Stranger Things. Allí toca el bajo, aunque no suele ir de gira: “En primavera volvemos a sacar disco. Estoy emocionado”.

Desde la redacción deseamos contemplarle en la tercera temporada de Stranger Things, escuchar su nuevo disco o simplemente volver a verle correr tras una pizza de Domino’s (buscad el vídeo en Youtube)… Lo que sea, con tal de no perderle de vista.

Por @ivanlloe 

Artículo publicado en el Número 10 de papel de L’Officiel Hommes.

 

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD