salad-1672505_1280

La ensalada de la cena te puede estar engordando y sabemos por qué

FRAN PATIÑO

Siempre presumes de cenar sano y lo cierto es que intentas hacerlo. Para cuidar la línea optas por hacer de tu menú nocturno algo ligero y por eso recurres al gran clásico de la ensalada. Sin embargo, notas que al subirte a la báscula todo sigue igual. “¿Cómo es posible que no adelgace si estoy comiendo ensaladas para cenar?”, te preguntas. Pues puede que en eso que crees un plato de lo más ligero esté la respuesta. Te contamos qué es lo que puede hacer que tu ensalada de las noches te esté engordando.

caesar-salad-1629534_640

Cuidado con la sal

A la hora de darle gracia a tu ensalada recurres a la sal como complemento para darle sabor y hacerla más apetecible. Sin embargo, la sal, aunque no te hace engordar, sí que hace que retengas líquidos y, por tanto, que te sientas más hinchado. Reduce la cantidad que le pones a tu plato para que tu cena saludable tenga el efecto esperado en tu cuerpo.

Le estás poniendo queso

Hay quesos que son altos en grasas y que, por tanto, no es muy recomendable tomarlos por la noche. Muchas veces recurres a él como ingrediente para tus ensaladas. Su gran sabor y su textura única hacen que sea un complemento de lo más apetecible. Sin embargo, incluir en tu cena un alimento de estas características puede estar haciendo que no veas los resultados esperados en la báscula. Puedes recurrir a un queso fresco 0% que no contiene grasa y te quitará el gusanillo.

Hay picatostes en tu ensalada

Los picatostes son trozos de pan fritos que además pueden contener azúcar. A veces los compras en el supermercado pensando que, por su pequeño tamaño, no van a interferir en lo sano de tu ensalada. Pero te equivocas. Los hidratos de carbono que aporta el pan por la noche harán que engordes. Además, si los picatostes están fritos, significa que tendrán grasas que también harán que esa ensalada tan light que te habías preparado ya no lo sea.

El aliño y las salsas

No hay ningún problema con el vinagre. Ponle el que te guste y aguantes. Pero cuidado con el aceite. Un chorrito pequeño es suficiente para no hacer de tu ensalada algo demasiado graso. Las salsas para ensaladas que venden en los supermercados también pueden ser grandes enemigas de un plato light. Ya sabes: ni césar, ni mayonesa ni ninguna otra que aporte grasa extra a tu cena.

Le has puesto fruta

Si se te ha ocurrido dar un toque tropical a tu ensalada añadiendo, por ejemplo, mango, debes saber que quizás lo notes cuando te subas a la báscula ya que son de las frutas que más fructosa contienen. Los higos son otro de los alimentos a los que no debes recurrir a la hora de adorar tu plato verde de la noche.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD