sharp-1844964_1280

Los seis programas de televisión que te gustaría volver a ver

FRAN PATIÑO

Hace unos días se confirmaba uno de los regresos más deseados de la televisión, el de ‘Operación Triunfo’. Se trata de una vuelta muy esperada por parte de los espectadores que vivieron con entusiasmo las anteriores ediciones del programa.

Aprovechando que podremos ver de nuevo en la pequeña pantalla al talent show que marcó un antes y un después en la tele y que se convirtió en todo un fenómeno social, repasamos los espacios televisivos que más echamos en falta y que nos gustaría tener de vuelta con nuevas entregas.

Crónicas Marcianas

El late night más atrevido de la televisión hacía que al día siguiente nos costase aún más madrugar y llegásemos a clase ojerosos. Pero nada de esto nos importaba, porque nos acostábamos la mar de a gustito después de escuchar a los polémicos tertulianos darse cuatro gritos. Y es que, en la nave capitaneada por el gran Javier Sardà lo mismo se hablaba de política que de actualidad, de corazón o de realitys mientras Boris Izaguirre nos sorprendía bajándose los pantalones en medio de un debate. En ningún programa se hablaba tan claro… ni tan alto. Pero nos encantaba.

Sorpresa, ¡sorpresa!

Todos recordamos a ‘Sorpresa ¡Sorpresa!’ como aquel programa que nos dio a conocer a Mónica Naranjo en los últimos años de los 90 al mismo tiempo que esta sorprendía a un fan. Presentado originalmente por Isabel Gemio y en su última etapa por Concha Velasco, el formato televisivo llenaba de emociones cada semana los hogares españoles. Desde que la presentadora descendía las escaleras del teatro donde estaba instalado el plató del programa, comenzaba lo inesperado. Tanto el público allí presente como las personas que estaban en sus casas, en un restaurante o en cualquier lugar podían ser sorprendidas. Además, grandes estrellas de la música, el cine, de la cultura y del deporte tenían cada semana su hueco en el programa, avivando ese encantador fenómeno fan tan característico de los noventa.

Confianza Ciega

A principios de los 2000 ‘Gran Hermano’ y ‘Supervivientes’ dieron el pistoletazo de salida a los reality shows en la televisión española. Aparte de estos exitosos formatos, empezaron a surgir experimentos derivados del género de telerrealidad como fue ‘Confianza ciega’. Este programa solo contó con una edición que, eso sí, dejó una gran huella en los espectadores por el descaro de su concepto y lo alocado de su planteamiento. El programa separaba en dos casas diferentes a los componentes de tres parejas. En una estarían los chicos y en la otra casa las chicas. Allí, cada uno por su lado, tendrían que resistirse a los encantos de los seductores y seductoras, puestos por el programa, que habitaban en ellas… todos y todas muy sexys. Después, los protagonistas del concurso tendrían que demostrar la confianza en su pareja visionando vídeos en los que las imágenes podían estar manipuladas… o no. Aparte de los magreos manipulados o no, el reality dejó frases míticas como la de “Jo, Nube, tía, y encima no tenemos secador”.

El gran juego de la oca

Un tablero gigante del tradicional juego de mesa de la oca invadía un plató que, a través de sesenta y tres casillas, se convertía en el escenario por el que pasarían los cuatro concursantes de la noche. Cada casilla escondía un prueba que tendrían que superar para ir sumando dinero e ir acercándose a la última casilla. Pruebas físicas, de astucia y de estrategia con bichos, agua, barro y todo tipo de elementos a los que el concursante tenía que enfrentarse hacían de ‘El gran juego de la oca’ un concurso de lo más emocionante. La casilla de ‘El Flequi’, era una de las más temidas ya que, al caer en ella, el participante podía acabar con la cabeza totalmente rapada. Emilio Aragón y Lydia Bosch fueron los presentadores de la primera etapa del programa que arrancó en 1993 en Antena 3.

El diario de Patricia

Las tardes se llenaban de historias y personajes insólitos gracias al mítico talk show de Antena 3. Patricia Gaztañaga fue la presentadora del espacio durante sus primeros años. Historias de todo tipo pasaban por el programa en el que las personas anónimas eran las protagonistas. Los invitados daban su testimonio personal sobre un tema concreto sobre el que trataba el programa. Los temas solían estar relacionados con asuntos amistosos, amorosos y familiares.

Música sí

Los sábados por la mañana las casas de los jóvenes españoles se llenaban de música gracias al mítico programa de La 1 de Televisión Española. Por él pasaban cantantes nacionales e internacionales que actuaban y eran entrevistados por los presentadores que, además, nos ponían al día de la actualidad musical. Aunque hubiésemos salido la noche anterior, madrugábamos si hacía falta para ver el programa. ¡Cómo echamos de menos la música en televisión! Fueron muchos los presentadores que pasaron por este formato televisivo que se estrenó en 1997, pero dos de los más recordados son Hugo de Campos y Jennifer Rope.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD