matthew_zorpas

Matthew Zorpas, el bloguero que viste de traje todos los días

RAQUEL FERNÁNDEZ / Foto: Albert Ruso

Hoy está en Barcelona (ha cogido un avión a las 5:30 de la mañana para llegar a nuestra cita) para celebrar la apertura de la flagship store de Massimo Dutti, pero en los próximo dos meses visitará Londres, las Islas Canarias, París, Londres de nuevo, Los Ángeles, Nueva York, Miami y Milán. Y todas con el look que le ha dado la fama: un rigurosísimo traje. Nos sentamos a charlar en la terraza del número 96 de Paseo de Gracia sobre el blog masculino más visitado de Reino Unido, el ritmo de vida que conlleva, por qué no hay que dejarse llevar por la fiebre del social media y, claro, sobre cómo vivir pegado a una maleta.

Lanzó The Gentleman Blogger en 2012, ¿qué esperaba en ese momento y qué ha alcanzado en la realidad?

Mi formación es en relaciones públicas y comunicación. Se me dan bien los negocios pero también soy muy creativo. El blog empezó combinando esos dos elementos. No era solo un hobby, desde el principio consideramos que podíamos convertirlo en un modo de vida. Creamos este hombre que lleva traje cada día y disfruta de lo mejor de la vida: explora el mundo, prueba los mejores restaurantes, se aloja en los mejores hoteles… Enseguida se convirtió en algo grande. Fue sorprendente hasta para mí, se nos pasó por la cabeza pero nunca sabes si va a despegar o no… y lo hizo.

¿Cuál es el papel de Londres en su blog?

Londres es uno de los elementos clave y el gentleman otro. Hace cuatro años los hombres empezaban a cuidarse y a prestar atención a lo que llevaban. Antes se ponían traje si su trabajo lo requería o si eran mayores de 40, pero esa idea empezaba a cambiar. Era posible comprar un buen traje por 150 o 200 libras y todas las firmas comenzaron a priorizar sus líneas masculinas. Pasó en Londres y en todas las capitales de la moda, la idea se fue expandiendo. Londres tiene los cimientos, un gran ADN, una estrecha relación con el estatus del gentleman, pero creo que la combinación con lo cotidiano fue la clave de nuestro éxito.

¿Qué diría a los que todavía consideran al traje aburrido?

Hay muchas formas de llevarlo, de traducirlo, de romper el concepto clásico. Voy a cumplir 30 años y los últimos cuatro he llevado traje todos los días. Es como me siento cómodo, me sienta bien. Pertenezco a una generación que disfruta vistiéndose casual en lugar de arreglarse. Es lo que intento cambiar, también he tenido que educarme a mí mismo. Me gustaban los trajes, así que busqué la manera de aprender todo sobre ellos: cómo se hacen, cuánto cuestan, cómo es la moda italiana, la británica, la española… El papel del blogger consiste en compartir lo que voy aprendiendo para inspirar a otros y que sigan mi viaje.

¿Qué es más importante: el corte o el tejido?

Para los trajes, el corte. Puedes salvar un mal material si está muy bien ejecutado. Si el corte no es bueno, el resultado será malo.

El mundo digital ha cambiado mucho en estos años. ¿Cómo se ha adaptado a las nuevas plataformas?

En cierto momento dejamos de adoptar nuevas redes sociales. Con ellas tratamos de atraer a nuestros seguidores al blog. En Instagram solo compartimos una imagen o un mensaje, se pierde parte del contenido. Para nosotros es un avance, muestra parte de lo que hacemos pero la prioridad es el blog. No quiero ser un snapchatter o un instagrammer. Para mí ya es un éxito haber construido este negocio. No necesitamos convertirnos en lo que no somos.

Uno de los problemas de la interacción con los seguidores son los comentarios negativos…

Hoy todos comentaban que mis maletas están muy viejas y que debería cambiarlas. Es imposible que a todo el mundo le guste lo que hacemos. No me molesta, no me disgustan las opiniones contrarias. En el mundo online todo el mundo tiene algo que decir y quiere decirlo.

¿Con el tiempo ha aprendido algún truco a la hora de hacer el equipaje?

Creo que nunca deshago las maletas. Viajo dos veces a la semana desde hace dos años. Soy un experto a la hora de hacerlas: incluyo un buen look y uno casual. Sé lo que tengo en mi armario y lo que debo llevar a cada lugar. También me ayuda mantener un estilo clásico, siempre meto camisas blancas y varias corbatas.

¿Cómo conoció Massimo Dutti?

Es cosa de familia, mis padres compraban allí. Cuando me mudé a Londres se convirtió en la mejor opción por la calidad y el precio. Es interesante cómo se ha modernizado y adaptado a las necesidades del mercado. La sastrería se ha convertido en una de sus prioridades.

Si solo pudiese llevar tres prendas de ropa el resto de su vida…

Elegiría un blazer de doble botonadura, una camisa blanca y un buen reloj. Puede que un buen par de zapatos también… ¡tendrían que ser cuatro!

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD