Soltero

San Valentín: cinco ventajas de estar soltero

FRAN PATIÑO

Tus amigos ya tienen sus planes hechos para celebrar San Valentín con sus parejas. Esta es la semana del amor y tú, que estás soltero (que no entero), no puedes evitar sentirte un poco extraño cuando ves tantos corazones y romanticismo por todas partes. Olvídalo. Cambia el chip. Ser soltero está muy bien. Si Cupido no te ha clavado su flecha, no pasa nada. Al contrario. No tener pareja tiene una serie de ventajas en las que puede que no te hayas fijado, pero créenos, están ahí. Te contamos cuáles son las cinco mejores cosas de hacerle la cobra a Cupido.

Mayor vida social e independencia

Estar emparejado con alguien suele conllevar un compromiso, por lo que al ser dos hacer planes puede resultar más complicado. Tenéis que poneros los dos de acuerdo y eso significa que va a haber planes que quizás no puedas hacer. Estando soltero, decir sí al plan que te propone ese amigo que te acaba de llamar es mucho más fácil. Es dicho y hecho. Por tanto, los solteros pueden ser personas más sociables e independientes, ya que no tienes que consultar con nadie. Al salir más, los solteros tienen más oportunidades de conocer gente nueva y de descubrir y llevar a cabo nuevas aficiones.

Más dinero para ti y ahorrarás más

Las cenas románticas no existen para ti, así que oye, míralo como una gran ventaja. De entrada, te vas ahorrar el dineral que tus amigos se van a gastar en ese japonés de postín al que van a llevar a su pareja para sorprenderla con una cita romántica. Lo de los regalos caros en fechas de aniversario de novios y en sanvalentines son otros gastos que vas evitar gracias a ser un single. Empieza a hacer cuentas y fíjate en cuánto te gastarías. Todo eso vas a poder ahorrarlo y gastarlo en ti. Ese viaje del verano con tus amigos o ese capricho que te quieres comprar son cosas que tal vez no pudieses permitirte si tuvieses pareja.

No tienes suegros

Uno de los momentos más tensos a los que un novio se enfrenta es el conocer a los padres de su pareja. ¿Cómo serán? ¿Les gustaré? ¿Qué me pongo? ¿Cómo me tapo el tatuaje del brazo? ¿Qué hago con este piercing de la nariz que no me puedo quitar? Son muchas las preguntas que uno se hace ante semejante acontecimiento. Y es que lo de gustar a los suegros y llevarse bien con ellos es algo que todo novio desea para evitar que su relación con ellos se convierta en la trama de una película del género de comedia romántica.

Estás más en forma

Estar soltero puede afectar directamente a tu estado físico. Es un clásico, pero es real en muchos casos. Hay quienes al tener una relación amorosa estable dejan de cuidarse con la excusa de “es que ya no estoy en el mercado”. Al no tener que ligar con nadie, muchos dejan de preocuparse por su aspecto físico, practican menos deporte y descuidan su alimentación. Sin embargo, el single se encuentra con que sigue teniendo la necesidad de gustar y, para ello, va más al gimnasio y come más sano. La foto de perfil de las aplicaciones móviles para ligar tiene mucho más éxito si muestra unos buenos abdominales y unos bíceps de esos que quitan el hipo.

Puedes tener más relaciones

Al margen de que cada pareja es un mundo y existen las relaciones abiertas, lo cierto es que estar en pareja implica seguir una serie de normas que estando soltero no tienes por qué cumplir. Aprovecha que eres libre como un pajarillo y dale rienda suelta a esa aplicación de citas exprés. ¿Por qué conformarte con un menú cuando puedes probar muchos? La semana del amor puede convertirse para un soltero como tú en la semana del sexo si te lo montas bien y consigues varias citas. Y es que, al no estar saliendo con nadie, puedes permitirte tener relaciones sexuales con personas distintas sin dar explicaciones. Suena bien, ¿no?

¿Ves? Parece que sí, estás mejor sin Cupido. Así que relájate, vete al gimnasio, ríete de esas citas románticas y llama a tus amigos para hacerte un buen plan anti San Valentín.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD