freixenet_0

¿Por qué se ha apagado el brillo de Freixenet?

Bru Romero (@gorgeousbru)

Hubo un tiempo en que de la misma manera que unos grandes almacenes españoles marcaban la vuelta al cole o la llegada del verano, Freixenet dictaba el inicio de las fiestas de Navidad y casi la clausura (con la venia de Isabel Preysler y sus Ferrero Rocher).

La compañía española, rumbosa ella, no escatimaba en gastos para traer a las más rutilantes celebrities del panorama show business, grabando en torno a ellas anuncios que daban mucho que hablar, convirtiéndoles en pioneros y ganadores de premios publicitarios y llenando sus arcas hasta límites insospechados. Por aquí pasaron Liza Minnelli, Gene Kelly, Bárbara Rey, Sharon Stone, Pierce Brosnan, Meg Ryan, Kim Basinger, Don Johnson y un selecto suma y sigue de estrellas que vendían muy bien las doradas burbujas y que nos hacía seguir soñando en metraje hollywoodiense.

Pero un año, como dice Paloma San Basilio, la fiesta terminó y llegó el año 2008-2009 en que no saltamos el charco para traer a una nueva cara americana sino que hicimos de lo patrio la mejor opción y fueron las integrantes de la selección nacional de natación sincronizada las encargadas de felicitarnos las fiestas dos años consecutivos. Una tradición que se rompía y que volvía a ejecutarse este año en el que la marca de cava catalana vuelve a programar el mismo anuncio del año pasado y con él nos vuelve a hacer llegar, los mejores deseos del conjunto nacional de gimnasia rítmica.

Desde la marca informan que es para promocionar a estas chicas que tanto están consiguiendo para nuestro país en su disciplina en las Olimpiadas pero lo que sí es cierto es que la crisis ha afectado a todos. Incluso a la imaginación y desembolso de dinero que vuelven a provocar que ya no nos quedemos con la boca abierta.

Las burbujas pierden su carácter pizpireto, su brillo dorado se apaga y nuestra ilusión por ver al actor o actriz consagrado de turno felicitarnos las fiestas en nuestra idioma, se disipa del mismo modo en que descubrimos que los Reyes Magos de Oriente eran los padres. Hay cosas que jamás deberían cambiar y con el espíritu navideño no se juega.

Nos ponemos melancólicos y recordamos nuestros anuncios favoritos…

1977: Liza Minnelli
PUBLICIDAD



PUBLICIDAD