popcorn-731053_1280

Siete trucos para evitar picar entre horas

FRAN PATIÑO

¿A quién no le ha pasado? Estás en casa y, de repente, sientes la tentación de abrirte paso hacia la cocina y coger lo primero que pilles. Pero claro, no suele tratarse de una zanahoria ni de unas hojas de lechuga… Lo que suele apetecer comer cuando no toca son alimentos con mucha grasa, altos en azúcares y cargados de hidratos de carbono. Todos los enemigos para un cuerpo diez reunidos en un bocado al que te cuesta mucho resistirte.

Si eres de los que se cuidan y quieres evitar caer en la trampa de comer a deshoras y mal, atento a estos consejos que te ayudarán a que las ganas de zamparte cualquier cosa en cualquier momento desaparezcan.

Come cinco veces al día

Estás cansado de escuchar hablar acerca de la importancia de comer cinco veces al día. “¿Así cómo vas a adelgazar?”, te preguntarás. Pues precisamente ingerir los alimentos adecuados con esa frecuencia va a evitar que engordes, ya que estarás saciado y no sentirás hambre entre horas. En todas las dietas suele haber cinco comidas diarias, siendo en algunos planes incluso seis. Si los nutricionistas, expertos en alimentación, así lo indican será por algo. No te saltes ninguna comida y reducirás la necesidad de picar.

Planifica bien tu compra semanal

Ir al supermecado y comprar a lo loco es lo peor que puedes hacer. Lo más recomendable es que acudas con una lista de la compra que hayas elaborado previamente en casa. Cuando apuntes lo que necesitas del supermercado, cíñete a lo que pone en tu dieta. En el caso de que no estés siguiendo ningún plan nutricional concreto, indica solo alimentos sanos que formen una lista de la compra equilibrada. Cuando vayas al súper, evitarás pasar por los pasillos en los que se encuentran todas las tentaciones como son las patatas fritas, la bollería y los típicos alimentos que siempre te apetece picas entre horas. Si no los compras, no los tendrás en casa y no picarás.

Haz actividades amenas

A veces las ganas que sientes de comer algo cuando no toca aparecen simplemente como fruto del aburrimiento. Si estás viendo atentamente tu serie favorita, puede que no estés pensando en comer chocolate. Sin embargo, si el te paseas de canal en canal haciendo zapping porque nada te convence, tal vez empieces a acordarte de alimentos que no deberías y las ganas de ir a la cocina crezcan más y más. Es en ese momento cuando tienes que hacer una actividad que realmente te apetezca y que te mantenga alejado del picoteo.

Bebe agua fuera de las comidas

Además de ser la mejor bebida para acompañar las comidas, beber agua durante el día no solo te mantendrá hidratado, sino que será una forma de que te sientas más saciado. Por eso, cuando de repente sientas un impulso de atrapar esa tableta de chocolate que espera en la cocina y que puede estropear tu tableta de abdominales, bébete un vaso de agua o dos y verás como, al menos de momento, te olvidas de comer eso que no deberías.

Relájate y respira lentamente

Mucha gente siente ganas de picar y comer compulsivamente a deshora cuando está nerviosa. Analiza si esas ganas de picoteo llegan cuando estás más alterado. Si el motivo fuese este, intenta relajarte antes de lanzarte a pillar la primera bolsa de patatas fritas que encuentres por casa. Respira lentamente, relájate y, cuando te sientas menos ansioso, ya no notarás tanta necesidad de comer en esos momentos en los que no deberías.

Come despacio

Siempre te han aconsejado comer despacio y nunca has sabido por qué. El truco está en que, mientras más despacio, antes te saciarás. Si ingieres los alimentos del desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena muy rápidamente, no darás a que la sensación de saciedad aparezca. Sin embargo, si no comes de forma mecánica y lo haces de un modo pausado y consciente, sentirás que te llenas antes.

Motívate para resistirte

Tener claro tu objetivo es una de las mejores formas de no caer en el picoteo. Si visualizas el cuerpo que quieres tener, tendrás mucho más clara tu meta y eso te ayudará a no salirte de tu dieta. Cuando las ganas de zampar lo que no debes aparezcan, busca una foto de ese actor que tiene cuerpazo, mírala bien y piensa que tú también puedes conseguir estar así. Pensar que esa persona con ese físico que tanto admiras seguro que no pica entre horas, seguro que te ayuda a sentirte motivado y resistirte a picar entre comidas.

Recuerda que de vez en cuando también hay que darse un capricho. Si sigues una dieta, puedes hacer una comida trampa un día o dos a la semana. Esto significa aprovechar la comida o la cena para darte el gusto de comer esas cosas que normalmente tu plan nutricional no te permite. Te mantendrás así aún más alejado del picoteo entre horas.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD