pan-1832926_1280

La quinoa no es una moda. Tres motivos por los que deberías tomarla

FRAN PATIÑO

De vez en cuando te toca consultar el diccionario porque surge un superalimento nuevo que tiene un nombre tan extraño que podría ser el de cualquier Pokémon. Seguro que a estas alturas ya habrás oído hablar de la quinoa. La ves en las fotos de las recetas que suben los influencers fitness a Instagram, te la encuentras en los pasillos del supermercado y los anuncios de la tele no dejan de tentarte con productos que contienen el superalimento del momento. Todos hablan muy bien de ella, pero… ¿es la quinoa tan buena como te cuentan?

¡Sí que lo es! Se trata de un alimento de lo más completo. La quinoa cuenta con un alto contenido en proteínas, pero además tiene fibra, minerales y grasas no saturadas. Además, en la quinoa encontramos magnesio, potasio, fósforo, zinc, hierro, vitamina B, calcio y vitamina E. Por si esto fuera poco, su índice glucémico es muy bajo. Vale, pero te preguntarás… ¿qué hace la quinoa por nosotros?

Te pone más fuerte

Con 16 gramos de proteína por cada 100 de quinoa, este alimento es una de las mejores elecciones para favorecer el incremento de masa muscular y la recuperación de las fibras tras en entrenamiento.

Contribuye a la pérdida de peso

Al tener un índice glucémico muy bajo y contener tanta fibra, la quinoa es muy apropiada para dietas de pérdida de peso. Es muy saciante, por lo que evita que el hambre aparezca tan fácilmente, ayudando a no caer en el picoteo.

Ayuda a combatir la flacidez

Los que quieren reafirmar su piel tienen en la quinoa toda una aliada. Despídete de la flacidez incluyendo la quinoa en tu dieta. Por su alto contenido en proteínas y vitaminas, la musculación mejora y se evita la celulitis.

Ahora que conoces todo lo que la quinoa puede hacer por ti, te estarás haciendo otra gran pregunta: ¿Cómo la preparo? Pues no te preocupes porque no solo es que sea muy fácil, sino que se trata de un alimento que da mucho juego en la cocina.

Solo tienes que enjuagarla y cocerla durante unos quince minutos. Después, escúrrela y podrás inventar todo tipo de recetas. Cómela en ensaladas, salteados o como acompañamiento de cualquier plato como si fuese arroz. Dale el sabor que quieras utilizando sal, aceite, soja, especias… ¡lo que se te ocurra! ¡Bienvenido al mundo de la quinoa!

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD