beach-1839742_1280

Trucos para ponerte moreno sin quemarte (y sin pasar por los rayos UVA)

FRAN PATIÑO

Lo de conseguir un bonito bronceado es casi un arte que no a todo el mundo se le da igual de bien. Hay que tener constancia, protegerse muy bien para no poner en peligro la salud y tener en cuenta una serie de factores importantes para que la piel pierda el color blanquecino que ha dejado en ella el invierno. No basta con ponerse la gorra, las gafas de sol e irse con la sombrilla a coger sitio en la playa. Hay más cosas que debes hacer si lo que quieres es obtener un buen bronceado de forma segura. Te contamos cinco claves para tener una piel morena envidiable.

Ponerte al sol

Parece obvio, pero para algunos no lo es tanto. Lo de “me voy a la playa a ponerme moreno” suena muy bien, pero si lo que haces es tumbarte debajo de la sombrilla y quedarte ahí agazapado durante todo el día, vas a seguir con tu tono de piel blanco. Cierra la sombrilla durante un rato o salte fuera de ella para que puedas disfrutar de los rayos del sol y el tono de tu piel vaya cambiando a lo largo de los días.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD