JABU_EDICIÓN LIMITADA JUAN DUYOS (2)

Un estuche exclusivo diseñado por Juan Duyos para un jamón muy especial

F. PATIÑO

Jabu ha presentado su primera edición limitada de 90 piezas de jamón de bellota 100% ibérico de una forma muy especial. Lo ha hecho ofreciendo su mejor producto en un estuche exclusivo diseñado por Juan Duyos, que se ha inspirado en la naturaleza de Jabu para su creación.

Como color protagonista, Duyos ha elegido un único tono de rosa, declinado en la gama nude y que le remite a la naturaleza. La única excepción es el uso de un intenso burdeos en el corazón de la marca. Para el diseñador el rosa es un color “emocional, cálido, sofisticado y exclusivo. Es un diseño de matices delicados que cede el protagonismo a la esencia de la edición de 90 piezas magnificas y excepcionales”, según ha explicado.

JABU_EDICIÓN LIMITADA JUAN DUYOS (1)

La primera edición limitada de Jabu da como resultado un jamón de bellota de sabor cálido, aroma intenso y con persistencia, toque salino sutil, natural, grasa de consistencia sedosa y recuerdos de bellota madura con toques ahumados. “En Jabu creemos que la forma de hacer las cosas, cuidar a los animales y conservar nuestra dehesa es imprescindible para conseguir el mejor producto y creemos, también, que hacer cada paso del proceso de forma completamente artesanal nos garantiza la máxima calidad. Por eso nunca tenemos dos piezas iguales. Cada pieza que sale de Jabu tiene sus matices, sus aromas y es diferente a la siguiente. Y para nosotros es la máxima exclusividad que podemos ofrecer”, explica Arantza Gómez, directora general de Jabu.

Son 90 las piezas que Jabu ha seleccionado para esta primera edición limitada. Durante años las ha cuidado y supervisado, con el objetivo de conseguir la máxima calidad. Cada pieza ha sido tratada de forma completamente artesanal, siguiendo la filosofía de Jabu de utilizar solo métodos tradicionales. En el salazón Jabu emplea sales sin refinar provenientes de las salinas andaluzas de Cádiz; en los secaderos naturales, realiza el control manual de las temperaturas y en sus bodegas, apuesta por la maduración a tiempos lentos, para que las piezas reposen, maduren y adquieran todos sus matices.

La dehesa es el inicio de todo el proyecto y por ello, Jabu protege y conserva su entorno natural de forma decidida y siembra cada año una media de cien hectáreas con semillas que generan una cubierta vegetal equilibrada beneficiosa para el entorno como a sus animales.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD