luke

Luke Bracey, imagen de Polo Red Extreme: “Siempre he utilizado fragancias porque te visten un poco”

RAQUEL FERNÁNDEZ / Foto: Polo Ralph Lauren

MIRA la foto que acompaña esta entrevista y trata de imaginar la voz de Luke Bracey (Sydney, 1989). Exacto, es esa misma. Profunda y un poco ronca, modelada a base de muchas horas de rugby y surf. Claro que no fue su voz (esa solo la puedes escuchar en sus pelícuas) lo que le dio la oportunidad de convertirse en imagen de Polo Red Extreme, la última fragancia de la firma americana. Fue Bruce Weber, que había trabajado con él en el pasado y que firma también las imágenes de campaña del perfume, el que propuso que fuese él la cara del lanzamiento. Nos encontramos con él el pasado 1 de febrero en Madrid, días antes de que tenga que regresar a Los Ángeles para apoyar las seis candidaturas de su última película, Hasta el último hombre, en los Oscar (al final, se llevaría las estatuillas a Mejor Montaje y Mejor Sonido).

¿Cuál era la idea tras la campaña?

Creo que les gustó mi papel en Point Break (2015), porque el vídeo está inspirado en algunas escenas de la película. Trata de ese tipo solitario que puede ir a cualquier parte en su moto.

La fragancia evoca un subidón de adrenalina en una botella. ¿Cuál ha sido el mayor subidón de adrenalina de su vida?

Fue rodando precisamente una escena de esa película, la escena de la escalada, sin duda. Aunque me preparé durante meses, fue muy duro. Teníamos arneses, pero verte colgando a tantos metros del suelo… sentí miedo de verdad.

Los anuncios de perfume requieren una actitud determinada. ¿Practicó la mirada delante del espejo?

No, pero debería haberlo hecho [se ríe]. En realidad trabajar con Bruce Weber es muy fácil y el papel ya me lo sabía, así que puedo decir que he tenido suerte también en eso.

Como australiano, ¿qué opina del estilo americano?

Es curioso pero lo identifico mucho con Ralph Lauren. Es clásico y tiene un look bonito, de alguna manera también es masculino y muy práctico. Por eso siempre revoloteo alrededor de él. Es universal pero implica un cierto refinamiento, un toque que deja que seas tú mismo y que a la vez eleva tu estilo.

Vive en Los Ángeles. ¿Qué es lo que más echa de menos de su hogar?

Todo, pero sobre todo a mi familia y amigos. Y el paisaje, desde luego. Me gusta volver a menudo porque me ayuda a poner los pies en el suelo. De hecho, llevo un tatuaje de un amanecer en Sidney en el antebrazo. Así no se me olvida…

¿Cómo suele perfumarse?

Siempre he utilizado fragancias porque te visten un poco, ¿entiendes? Es como si no llevases chaqueta y de repente te pones una.

¿En qué consiste su rutina de grooming?

Hasta hace poco no iba más allá del perfume y últimamente me riñen mucho por eso [se ríe]. Normalmente me metía en la ducha, salía y me apartaba el pelo de la cara. Siempre he usado protección solar, eso sí. Digamos que voy mejorando pero que todavía no soy un experto…

¿Quiénes son sus influencias? ¿En quién se inspira?

Mi madre y mi hermana, sin duda. Son dos luchadoras y se han esforzado mucho para yo que pudiese llegar a donde estoy. Ojalá algún día pueda compensarlas.

¿Cuál es su siguiente proyecto?

Estaré viajando todo el mes para presentar esta campaña y de momento continúo con la promoción de Hasta el último hombre. Es el tipo de trabajo que sueñas tener al menos una vez en tu carrera, y a mí me ha llegado demasiado pronto. Ha sido un honor formar parte de esa historia y ayudar a contar la vida de Desmond Doss.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD